jueves, 1 de diciembre de 2011

danza de mentiras

Él, me susurró algo incomprensible al oído, me giré. Negros, ojos negros. Fue lo último que vi antes de caer al suelo. Me levanté de un sobresalto, ¿qué había sido eso?, por más que le daba vueltas al asunto no conseguía llegar a comprender. Llevaba semanas teniendo el mismo sueño, o pesadilla, según se viese. No estaba segura de a dónde iba a parar. Siempre acababa ahí cuando un desconocido, me susurraba algo que nunca entendía. 
El sueño empezaba como una danza, chicos y chicas embriagados por el alcohol, la música y la droga, se movían al compás de la sintonía que sonaba de fondo. Los cuerpos. Entremezclados, abrazados, arremolinados unos con otros, sudados y perfumados a su vez, formaban un mosaico de lo más variopinto. Disfraces, sí, ahora recuerdo, es una fiesta de disfraces. Pero la temática es distinta, nada de vampiros, nada de demonios, ni marineros, ni policías. Es una fiesta de máscaras al más puro estilo del carnaval italiano de Venecia.
Me muevo rápidamente, estresada, por los numerosos pasillos decorados, ornamentados por guirnaldas de colores -amarillos, rojos, verdes y azules-. Hay caretas colgadas de las paredes, dibujos con sonrisas desfiguradas, que me miran, expectantes. Corro, me paro, alguien me sigue, giro a la izquierda en el siguiente pasillo y me topo con la sala de baile. 
Miro a mi alrededor, solo veo mentiras, gente escondida, bajo su maravillosa máscara. Veo una danza de intercambio de falsedades, gente dedicándose cumplidos superficiales. Mi máscara, creo que la más original de todas, negra, con pedrería que bordea suavemente el lateral del ojo izquierdo. Oculta lo que hay debajo, lo que soy. Como todo en esta sala. Corro escaleras abajo, me mezclo entre la multitud excitante, perversa. Veo frías sonrisas de éxtasis, miradas cómplices. Acabo en el centro de la sala de baile, sola. De repente, él me susurra algo incomprensible al oído, me giro. Negros, ojos negros. Eso es lo último que veo antes de caer. Entonces entiendo por fin lo que dice.

2 comentarios:

  1. Me ha encantado Ale. Impresionante

    ResponderEliminar
  2. Aleeee¡¡¡¡ Muy bueno...¡¡¡¡

    ResponderEliminar